Todas, en algún momento de nuestra vida, hemos fantaseado sobre cómo sería el momento de dar el  SÍ QUIERO. Hemos imaginado el lugar, el vestido, la música, la decoración… Por imaginar, hemos imaginado incluso a la persona ideal de la que saldríamos del brazo en ese día tan especial.
Soñamos con una boda de cuento de princesas, en el campo, en la playa, intimista, tradicional, etc. Existen tantos tipos de boda como tantos tipos de novias, por eso el vestido pasa a ser el elemento imprescindible que reflejará tú personalidad. El secreto del éxito de tu elección radicará precisamente en este punto: piensa en cómo eres en el día a día, en el momento del encuentro con la persona que compartirá el resto de tus días, en la emoción contenida (o no) de tu hermana, de tu abuela o de tu padre cuando te vean llegar vestida de novia. No caigas en los estereotipos solo porque el cine, la literatura, etc nos han vendido que la novia va vestida de princesa o de sirena. Innova, prueba diferentes tejidos, volúmenes…, pero sobre todo se tú misma. Esa misma que va a trabajar, a hacer la compra, a bailar con sus amigas, que disfruta cocinando o llorando con una película con final feliz. Esa serás también el día de tu boda.
El equipo de “Alicia Novias” sabemos todo esto, por eso desde que entráis por la puerta buscando vuestro vestido hasta el momento en que os lo entregamos y os vemos alejaros felices y llenas de nervios, os asesoramos desde la premisa de estar vistiendo vuestra ilusión. ¿Quieres conocernos?
VISTIENDO LA ILUSIÓN