Dicen que el color azul se asocia con la lealtad, la armonía, la fidelidad y la verdad. Se trata de uno de los colores más relacionados con la calma, vinculándose al cuidado de los demás, a la protección y al control de la situación.

En 1798 J.W Goethe, junto con el filósofo Friedrich Schiller, pública  La rosa de los temperamentos en la que se relacionan colores y personalidad. Goethe creía que sólo existían dos colores puros: el amarillo y el azul, y que los demás eran derivados de estos. “El amarillo es una luz que ha sido disminuida por la oscuridad; el azul es una oscuridad alzada por la luz”

¿No os parece muy romántica esta última definición que te lleva a dejarte mecer por la poderosa luz del Mediterráneo?

¡Sentid esa brisa!. Dejaros arrastrar por el color de la elegancia inmortal.

VESTIR DE AZUL