Las historias de amor a veces comienzan sin saberlo. La de Rosa arranca hace unos ocho años y ha querido compartirla con todas vosotras.
NUESTRAS NOVIAS: LA HISTORIA DE AMOR DE ROSA.
Pertenecemos a una peña de las fiestas de Benavente (Zamora), de donde somos ambos. Éramos ya amigos y conscientes de la presencia de ambos tanto por la peña, como por amigos comunes.
 
Hace algo mas de cinco años, un día caluroso de verano iba paseando a mi perro Teddy y me crucé con un amigo de la peña que iba con mi actual marido: José Antonio. Iban al banco pero nos paramos a hablar y mientras mi amigo y yo conversábamos, José Antonio me miró las piernas (yo llevaba una minifalda vaquera) de una forma muy seductora. Fue más adelante cuando él y yo entablaríamos por primera vez conversación puesto que todos los viernes los de la peña íbamos a tomar algo. Recuerdo la sensación de notar que la gente intuía que había algo entre nosotros. José Antonio y ya nos gustábamos sin ser conscientes de lo que iba a sucedes entre nosotros: tonteábamos, hablábamos por redes sociales, pero yo me negaba porque estaba bloqueada debido al fallecimiento de mi tía que me afectó muchísimo ya que era como mi segunda madre, así como por anteriores relaciones que habían salido mal.
 

Un viernes hicimos un bingo en la peña. Nos estuvimos mirando todo el rato sonriendo. Otro día me hizo una tapa en plan detalle (mientras mi amiga Rosa puntualizaba que eso a ella no se lo hacía entre risas); al poco nos dimos los teléfonos y nos fuimos junto con otro grupo a tomar algo. En uno de los bares empezamos a bailar la canción “Propuesta indecente” de Romeo Santos, luego nos besamos. Empezamos a salir teniendo clarísimo que queríamos estar juntos. Eso fue el 7 de junio de 2015. Nuestro San Fermín.

El 18 de agosto fuimos al pueblo de él. Eran las fiestas. Allí se ven las estrellas como si se te fueran a caer encima. Nos tumbamos en la carretera para mirar el precioso espectáculo. Fue en ese momento cuando me pidió matrimonio. Respondí inmediatamente que si puesto que estaba completamente segura de que quería pasar el resto de mi vida con él.

Hemos pasado muchos obstáculos, haciéndose cada vez mas fuerte nuestro amor ante todas las dificultades. Con el paso del tiempo concretamos que la fecha de la ceremonia civil sería el 7 de julio y la celebración el día siguiente en el jardín de El Ermitaño porque coincidía con el día que comenzamos a salir.

Todo fue muy rápido. Mi vestido lo tenía clarísimo; de todos los que miraba en las webs de novias, sólo uno era el que más me gustaba: el modelo Murano de Aire Barcelona. Pensé dónde podía conseguirlo y buscando encontré Alicia Novias. Llamé por teléfono para concretar cita y a los pocos días fuí con mi padre. Cuando pregunté por el vestido me dijeron que lo iban a descatalogar. Recuerdo haberles dicho -si no me caso con ese modelo, me muero-. Me lo probé y quedé totalmente enamorada de él, al igual que  mi padre y Cari. Me llegó en enero y cuando me llamaron para la primera prueba, estaba tan emocionada que llamé a mis padres para decirles lo feliz que era.

Fue una boda de cuento de hadas. Me emocioné y disfruté muchísimo. Lo recuerdo todo como si fuese ayer.

Sólo me resta dar las gracias a todo el equipo de Alicia Novias y a todos los que hicieron posible nuestra boda y participaron de ella.

Os queremos

Rosa
NUESTRAS NOVIAS: LA HISTORIA DE AMOR DE ROSA.