El vestido es una de las elecciones más importantes y complicadas para una novia en su gran día. 
EL VESTIDO DE ALICIA
Yo tenía claro que quería un vestido diferente, algo poco común, que no hubiera visto antes. Tan sólo visité dos tiendas antes de entrar en Alicia Novias. Nada más entrar por la puerta me preguntaban qué vestido quería, yo sólo tenía claro lo que no quería. No quería el típico vestido de princesa pomposo con mucha tela y mil capas, quería algo más sencillo a la par que elegante.
Vi muchos vestidos, me hacían señalar en un álbum los que me gustaban pero no había diferencias entre unos y otros, al final del día me parecían todos iguales, no me llamaban la atención y no sentía que ninguno fuera mi vestido cuando me realizaban la gran pregunta.
Perdí la esperanza de encontrar algo espectacular y diferente hasta que encontré la oportunidad de viajar un fin de semana a León y visitar la tienda de Alicia Novias. Una vez que entras el trato ya es diferente a todo lo que experimentas antes. Te hacen sentir la gran protagonista y te cuidan de otra
manera, me hicieron varias preguntas más allá de la idea del vestido que tuviera en la cabeza, sino también de la idea de boda que quería o que me gustaría. Captaron la idea que tenía en la mente y que me costaba traducir en palabras. Me probé 2 o 3 vestidos que ya me gustaban porque eran algo diferente a lo que había visto hasta el momento, pero me dijeron que me traerían uno diferente que en el papel no hubiera señalado pero que puesto seguro que me gustaría dadas las ideas que les había expuesto.
EL VESTIDO DE ALICIA
Y cuando lo vi aparecer, desde la percha ya me enamoré. Tanto mi madre como yo pensamos que era el vestido más espectacular que habíamos visto. Brillaba, de verdad que brillaba, repleto de pedrería. Sin ya querer mirar ninguno más me lo probé, y por primera vez me quedé sin palabras. Era mi vestido, no necesité que nadie me hiciera la pregunta, no me lo quería quitar. Era todo lo que yo buscaba, diferente, ajustado haciendo una figura preciosa, con unos toques de elegancia tanto por delante como por detrás muy delicados. Todo el vestido tenía pedrería pero de una forma sutil y nada recargada, con una cola larga y diferente en forma de picos que lo hacía especial, una espalda abierta y en escote muy favorecedor y un color champagne que lo hacía muy romántico. A pesar de que lo había oído varias veces nunca pensé que se podía saber tan rápido cuál era tu vestido nada más probarlo, pero así me pasó a mí en ese preciso momento.
Desde entonces ya no volví a mirar ningún vestido más. A pesar de que lo tenía claro no sentí ningún tipo de presión como en anteriores ocasiones, el trato era todo el rato de delicadeza, con libertad de elección, de probarlo cuantas veces quisiera y sin problema para cualquier tipo de modificación. En Alicia Novias cuentan con un gran equipo, tanto Cari que es la encargada, con quien surgió una bonita relación ya que hizo que la elección del vestido fuera toda una bonita experiencia, como el resto del equipo. Las modistas realizaron una serie de cambios que les pedí consiguiendo que el vestido aún me gustase mucho más, cambios complicados ya que al no ser pedrería todo resultaba más trabajoso.
Cada prueba que realizaba del vestido era más emocionante ya que se iba completando con el resto de complementos que lo hacían más especial. Los pendientes, los zapatos, el velo del mismo color del vestido con ondas bordeándolo. También el tocado que encajaba perfecto con el estilo del vestido, delicado, romántico y elegante con una flores de porcelana del color del vestido.
EL VESTIDO DE ALICIA
El color del vestido complicaba la búsqueda de complementos al ser diferente al típico blanco, pero Cari te pone todas las facilidades y hace de lo difícil lo más sencillo, y eso es un placer ya que la preparación de una boda ya tiene su propio estrés y complicaciones y se agradece que te pongan las cosas lo más fáciles posibles. Si tú quieres que las cosas salgan bien Cari se esfuerza porque salgan mucho mejor. Volvería una y mil veces a elegir el mismo vestido porque me sentí preciosa, especial
y diferente que es lo que yo buscaba. Alicia Novias hizo que la experiencia fuera maravillosa y emocionante.